Blog

Motivar a mis hijos. Desarrollar sus habilidades ¿curso de programación? 

Quiero motivar a mis hijos; espero contribuir para que desarrollen todos su talento. Que desarrollen sus habilidades. Y que logremos tomar buenas decisiones sobre cursos que verdaderamente les ayuden.

Vemos niños extraordinarios y nos preguntamos qué hacen sus papás para que sus hijos tengan motivación y logro. Estos niños muestran talentos altamente desarrollados. ¿Sus padres tienen una especie de plan de ruta para ellos o es descubierto por ellos mismo? Los padres nos preguntamos sobre las habilidades que debemos desarrollar en nuestros hijos. ¿Cuáles cursos pueden complementar lo que aprenden en la escuela? También nos cuestionamos sobre otras variables como el tiempo de exposición de pantallas adecuado a su edad. Buscamos en las tendencias de la formación del futuro. Vemos la proliferación de las habilidades digitales, creativas, computacionales, de programación, y creemos que podemos ayudarles a tomar mejores decisiones.

Educar desde la libertad

Los padres nos encontramos entre proponer y exigir. Hoy día muchos niños tienen un papel decisivo en sus actividades. Más niños cada vez tienen el papel de aprobar lo que sus padres les proponen hacer. Se detectan 3 propósitos en
los papás que transmiten esta potestad. El primero: que al aceptar se comprometan a realizarlo. El segundo: evitar el conflicto innecesario cuando compartimos tan poco tiempo. El tercero: que los niños experimenten su propio proceso de toma de decisiones. Sin embargo, frecuentemente un niño escoge el dulce sobre la espinaca. Predomina lo deleitable sobre el interés superior. Aunque la misión de los adultos es ampliar la visión del niño sobre sus capacidades, el niño
sigue siendo niño (afortunadamente) y elegirá con su frescura, pero también con su limitación.

Papás que proponen vs papás que exigen

Como padres a veces vemos necesario exigir ¿Hasta dónde podemos empujarlos? Tenemos decisiones difíciles de hacer. Pero es aún más duro mantenerlas. Los padres tenemos preguntas para las que no hay recetas. En este artículo esperamos dar elementos que coadyuven a la respuesta que se debe dar en cada familia. ¿Cómo se educa la voluntad de un niño? ¿Cómo hacer que alguien quiera algo? Primero, cuando el niño es pequeño, es más fácil “manipularle” para que haga lo que los padres queremos. Posteriormente su libertad se afirma con la edad y a veces con el desafío a los padres.

En la adolescencia hay resistencia a la manipulación. Aquí el arte de convencer aumenta su valor. Dar razones, saber negociar. La oportunidad de logro se incrementa a mayor frecuencia de la propuesta. Los padres debemos ser fuente constante de oportunidades de desafío para nuestros hijos.

curso programacion hacer app

Cursos motivadores para desarrollar habilidades

Cada vez tenemos una mayor oferta de cursos para niños. Esperamos encontrar las mejores opciones en contenido, metodología, experiencia en general. Una aguja en un pajar… Entre los cursos online encontramos los pregrabados junto con los que tienen altas dosis de interacción humana. El mejor curso para mi hijo es aquel que está alineado con sus intereses. Un curso que le abra al futuro, que le dé habilidades demandadas y estimule su inteligencia. Que además tenga interacción social segura mejora las externalidades obtenidas.

¡Checa nuestro catálogo de cursos!

Lo que creemos forja las habilidades y logros de los niños

Para empezar, remarcamos que la psicología social ha demostrado la eficiencia con que las creencias afectan nuestro comportamiento. Debido a lo anterior sabemos que los padres podemos establecer un clima para que el desarrollo se lleve a cabo. 

Y este ambiente se logra en dos niveles que visibilizan nuestras creencias. Por una parte, están las costumbres, las prácticas diarias. Es en nuestras acciones que se muestran nuestras verdaderas intenciones. Por otra parte está nuestro discurso. En el mundo de la educación es bien conocido el Efecto Pigmalión (Rosenthal, 2002). Este efecto indica lo que sucede cuando los adultos esperan de los niños un mayor logro intelectual: un desempeño significativamente mejor. Al revisar múltiples estudios se encuentra que este efecto es consistente a pesar de variaciones metodológicas. Su lema sería: “Lo que esperas de un hombre, lo enciendes en él”. Su origen está en el mito de Pigmalión y Galatea (Anónimo, s.f.). 

Mentalidad de crecimiento (growth mindset)

Este título viene al caso porque es la respuesta parcial para algunas preguntas importantes. ¿Qué podemos hacer para que los niños tengan avidez por aprender? ¿Cómo lograr que un niño se crezca ante un desafío? O bien, ¿Cómo hacer para que ante el desafío crezca la persistencia en lugar de la frustración? Estas y otras preguntas se han estudiado en la denominada mentalidad de crecimiento o growth mindset  (Dweck, 2002). Una de sus afirmaciones clave es que la inteligencia es una cualidad maleable y puede ser cultivada. Lo anterior contrasta con la concepción de que la inteligencia sea un atributo fijo; preconfigurado, digamos.

 Los Padres podemos contribuir al desarrollo de un niño con un curso de programación que estimule sus habilidades, usando Scratch y otros programas.  

Elogiar a un niño por su inteligencia lo vuelve frágil y lo pone a la defensiva

Se ha demostrado en diferentes contextos que no es buena idea elogiar a un niño por su inteligencia. En realidad, les vuelve frágiles y los pone a la defensiva. Es porque en este escenario las fallas nos devalúan como personas. Se deben reconocer positivamente, no los rasgos personales, sino las acciones específicas que conducen al éxito. Eso permite al niño enfocarse en el proceso y no en el resultado. Esto implicará uso de estrategias, mayor esfuerzo, persistencia y aceptación del desafío. Ser inteligente y no tener que esforzarse demasiado en obtener buenos resultados está sobrevalorado (Blackwell, 2007).

  • Me gustó el nivel de detalle que lograste al dibujar las caras.
  • Estudiaste muy bien: leíste varias veces, subrayaste lo importante, te hiciste preguntas. -Y funcionó! 
  • Me dio gusto ver que usaras muchas estrategias diferentes para resolverlo hasta lograrlo.
  • Excelente cómo mantuviste tu nivel de concentración y no te levantaste hasta terminarlo. 

Promoción del talento y habilidades en cursos

El talento se ejercita en el gozo de la actividad. Se elige en la recapitulación de la experiencia. El talento se fomenta desde la visión de la posibilidad del otro: mi hijo. Algunos consejos acompañados de frases para darles una expresión concreta a las intenciones. Para desarrollar talento requerimos una actitud de escucha activa sin la cual los desafíos caen en tierra estéril:

  1. Da tu atención completa. Muestra interés y atención genuinos. Afirma y valida.
  2. Pide aprender más. Usa frases de ventana que ayuden a saber más. “Dijiste muy interesante…”.
  3. Sincroniza con su tempo. Esos silencios incómodos sirven para pensar. “Toma tu tiempo; te escucho…”
  4. Parafrasea. Eso asegura que tratas de entender. “Suena como que …”
  5. Refleja sus sentimientos. Expresa empatía. “Debió haber sido agradable/difícil que…”.
  6. Alienta la expresión completa. Usar preguntas abiertas o preguntar por qué. “Ayúdame a entender qué querías que pasara”.

Motivaciones a los niños para su desarrollo

No se trata de condicionarlos con premios y castigos que mercantilicen la relación de padres e hijos. Todo niño tiene una fuerza interior para tener logros positivos en su vida. Y hay cuatro necesidades por atender (Brendtro, 2011) con las cuales podemos relacionar los retos que les proponemos a nuestros hijos:

  • Pertenencia (yo significo algo para ti).
  • Dominio (yo soy bueno para algo).
  • Independencia (yo puedo tomar decisiones).
  • Generosidad (yo tengo un propósito en la vida).

Estar en el desafío

Si quieres que tu hijo tome más desafíos, prepara ese terreno. Piensa, habla y escucha de una manera nueva. Acá hay varios puntos muy concretos que puedes llevar a cabo. Y busca además retos en disciplinas variadas que le estimulen y que puedan conectar con lo que seguramente será su pasión. Seguro no será un encuentro inmediato. Pero nuestra misión es ampliar el horizonte de significatividad de nuestros hijos.

Tiene que expresarse de manera verbal un aprecio por estas situaciones. Así cada vez serán mejor tomados.

  • Eso estuvo fácil. Busquemos algo más fuerte de lo que puedas aprender más.
  • Amigo, esto está costando trabajo; sí que está bueno.
  • Hablemos de algo que hoy haya costado trabajo y cómo lo superamos.
  • Los errores sin interesantes. Aquí hay uno bueno. Veamos qué sacamos de allí.

Conclusiones

El desarrollo humano total de un niño es un desafío. Para alcanzarlo tenemos en cuenta:

  • La libertad del niño y la estructura de la actividad familiar.
  • Una mentalidad que se enfoque en crecer y en las acciones específicas para tener mejores resultados (growth mindset).
  • Atención a las motivaciones humanas.
  • Atención al niño por medio de la escucha activa.
  • Una buena cantidad de reto a la vida del niño. Un niño debe ser estimulado abundantemente.

Los Padres podemos contribuir al desarrollo de un niño con un curso de programación que estimule sus habilidades, usando Scratch y otros programas. 

Referencias

  • Anónimo. (s.f.). Mitos y leyendas. Obtenido de Pigmalión y Galatea: https://sites.google.com/site/mitosyleyendas44/home/mito-galatea/pigmalion-y-galatea
  • Blackwell, D. T. (2007). Implicit theories of intelligence predict achievment accross an adolescent transition: a longitudinal study and an intervention. Child development, 246-263.
  • Brendtro, L. ,. (2011). The Resilience Revolution: Discovering Strengths in Challenginng Kids. Solution Tree Press.
  • Dweck, C. S. (2002). Messages that Motivate: How Praise Molds Students’ Beliefs, Motivation, and Performance (in Surprising Ways),. En J. Aronson, Improving Academic Achievement (págs. 37-60). Academic Press.
  • Mueller, C. M. (1998). Praise for intelligence can undermine children’s motivation and performance. Journal for personality and social psychology.
  • Rosenthal, R. (2002). The Pygmalion effect and its mediating mechanisms. En J. Aronson, Educational Psychology, (págs. 25-36). Academic Press.