Blog

Por María José Zúñiga

¿Sientes que algo te está deteniendo en el proceso de cumplir tus metas pero no sabes muy bien que es? Tal vez sea que estés estancado en la comodidad de la rutina vacía de aspiraciones y nuevos retos.

Para empezar debemos reconocer ¿Qué es nuestra zona de confort? Bien sabemos que es aquél lugar o situación en donde nos sentimos, pues… cómodos. Aquel lugar en donde todo nos parece familiar o muy sencillo. Al estar demasiado cómodo podemos pensar que no tiene nada de malo quedarse en esta zona, pues aquí tenemos “todo” lo que podríamos necesitar… pero ¿y dónde quedan nuestros sueños o aspiraciones?

En esta zona no hay nuevos retos o nuevas metas que nos impulsen a seguir ese propósito que deseamos alcanzar. Entonces de cierto modo, incluso en este estado de seguridad, ya hay aspectos negativos, pues no te estás motivando a lo que sea que quieras llegar.. Tenemos que aprender a reconocer cómo afecta a nuestras vidas el que no queramos perseguir nuevos retos. Estar estancados en esta sensación de comodidad , afecta nuestras posibilidades de vida, desde perseguir una nueva relación amorosa,  hasta dejar ese empleo que no está brindando más.

Es el miedo al cambio el que nos impide explorar más allá, así como el miedo al fracaso, por pereza o hábito, incluso falta de seguridad en nosotros mismos. Si te identificas con algunos de estos aspectos, es momento de reflexionar sobre lo mucho que puedes lograr si decides afrontar otros desafíos que te hagan sentir incómodo, pero que te hagan crecer.

Piensa en cómo se estimulará tu afán de superación, y empieza con algo pequeño (proponte levantarte más temprano para aprovechar más tu día, intenta tomar ese curso que sabes que te enseñara eso que tanto necesitas aprender) Verás que tu satisfacción personal será tal, que desearás seguir avanzando y mejorando sobre tus logros. De esta manera, tendrás un crecimiento personal, e irás cambiando ciertos hábitos podrás ir intentando nuevas cosas, así obtendrás nuevas experiencias y eso resultará en una gran aportación a tu personalidad.

Cuando reconozcas los primeros beneficios que te estarán brindando estos cambios, te permitirás aprender a gestionar los imprevistos, le dirás adiós a la aburrida monotonía de una vida estática, y verás el autoengaño que te estabas haciendo. Al final verás cómo tu seguridad personal aumenta, afrontarás retos que antes no creías que podrían ser superados, se romperá esa burbuja que te hará ver las cosas desde otra perspectiva.

De todo esto solo quiero compartirte una frase que me gusta mucho “para descubrir cómo se nada en el mar, hay que salir de la pecera”. Así es que, ¿Qué estás esperando para descubrir todos los retos y satisfacciones que hay allá afuera? ¡Deja atrás la comodidad y lánzate a cumplir nuevos retos!

Si estás interesado en conocer más sobre nuestros artículos o nuestras novedades, No olvides suscribirte en https://codeyssey.mx