¿Por qué nos cuesta tanto salir de nuestra zona de confort?